Luciana Janaqui
news | introduction | projects | biography | contact


reflexión de consulta
2020, video HD (grabación de audio de traductoras que traducen palabras de cirujanos estéticos coreanos al japonés,
secuencia de la película de la artista reactuando interpretando con imágenes digitales insertadas), 26 minutos 8 segundos






Me interesan las superposiciones e intercambios de experiencias e historias (memorias) entre cuerpos individuales (dispositivos).
En mis trabajos, a través de elementos visuales y textuales, me instalo contenidos memoriales de otros (uno o varios a la vez), cuestionando
la propiedad de la información almacenada en un cuerpo particular y observando la peculiaridad de un sujeto versionalizado, especialmente
a través de la brecha que surge inevitablemente.
En conjunto, mi práctica es un intento para obtener un nuevo punto de vista hacia el mundo a través de innumerables versiones del "yo” que
oscilan en todo el Internet a través de la fragmentación y pluralización, deconstruyendo y reconstruyendo la relación entre mente y cuerpo.

Proceso;
1. Tener una serie de sesiones de consulta en diferentes clínicas de cirugía estética en Corea;
    grabar cada conversación entre el cirujano y yo, intermediada por una traductora.
2. Editar los archivos de sonido utilizando solo las partes en las que las traductoras hablan y conectarlas en una secuencia.
3. Grabarme utilizando la aplicación de teléfono "filtro embellecedor" mientras sincronizo mis labios al audio editado;
    crear una video pieza con imágenes de referencia adicionalmente insertadas.

El invierno del 2018, cuando tenía 30 años, visité Corea con la idea de hacerme cirugía estética con mi dinero ahorrado, 1,000,000 yen (8.000€
aprox.), aunque finalmente decidí no hacerlo. Ahora que unos años han pasado, muy probablemente estoy menos atractiva visualmente, pero
capaz de afrontar la vida, con mi obsesión por la belleza habiendo disminuido.

Recientemente, tuve la oportunidad de escuchar los archivos de audio después de mucho tiempo. Entonces me di cuenta de que, aunque
entiendo solo las palabras de las traductoras, todos los temas (como qué partes de mi cara necesitaban mejorarse, qué tipo de cara tendría
que perseguir, etc.) son las cosas exactas que me preocupaban y fascinaban en esa época.
Todavía permaneciendo en mi cabeza como una maldición fermentada, por así decirlo, esas palabras fueron ciertas, ¿pero de quién (cirujanos,
traductoras o personas de la sociedad en general) a quién (yo como persona, yo como cliente o mujeres en la sociedad en general) exactamente?
Cada consulta resultó ser tan superficial y como un juego de rol como toda la comunicación en la sociedad humana.

En el video, dejo mi papel como paciente y en lugar de eso tomo el papel de una consejera, construyendo una estructura anidada. Esto es de
alguna manera un intento para incorporar y encarnar la cultura del "selfie mejorado" (en la que una imagen de la cara de uno mismo embellecida
con una aplicación de teléfono está siendo usada como avatar). Durante todo el video, diminutos fragmentos de las voces de cirujanos se escuchan
como un residuo ineludible de la edición- literalmente, de una manera fantasmal.